¿Cuál es el mejor ejercicio para prevenir el ictus?

El ictus es uno de los problemas sanitarios más graves en los países desarrollados: constituye la primera causa de mortalidad cardiovascular en mujeres y la principal causa de discapacidad grave en el adulto. Según uno de los últimos estudios epidemiológicos realizados en España, caminar tres horas a la semana a paso ligero sería suficiente para reducir el riesgo de sufrir un ictus en mujeres. Estos resultados coinciden con los de estudios anteriores, dónde se asocia la práctica de ejercicio físico regular con una menor probabilidad de sufrir derrames cerebrales, originados por bloqueo de las arterias o ruptura de los vasos sanguíneos cerebrales.

El estudio, publicado en la revista Stroke, ha sido liderado por José María Huerta, del Servicio de Epidemiología de la Consejería de Sanidad de Murcia. Para su elaboración, se distrubuyó entre 33.000 personas un cuestionario especialmente diseñado para conocer la práctica de ejercicio físico. Posteriormente se siguió a la muestra durante 12 años, registrándose un total de 442 accidentes cerebrovasculares.

Los especialistas de SPRIM, grupo global de profesionales especializados en estrategias de salud, nutrición y bienestar, han analizado la metodología y los resultados del estudio. El efecto preventivo se ha observado en mujeres que caminan unos 210 minutos a la semana, las cuales tiene un 43 % menos de riesgo de sufrir un derrame cerebral frente a las que llevan una vida sedentaria. También tienen un menor riesgo que las que practican ejercicios de alta intensidad como montar en bicicleta. La selección de la muestra y metodología puede conllevar sesgos que afecten a estos resultados y que expliquen por qué el efecto preventivo no se ha observado en hombre. Se debe tener en cuenta que la participación en el estudio es voluntaria, por lo que no se realiza una selección estadística estratificada, y que se trata de una población muy específica. Además, según Huertas “No sabemos cuáles son las condiciones físicas de fondo de la personas que participan, solo el ejercicio que desarrollan”.

caminar_ejercicio prevención cardiovascular_expertos salud

Los resultados del estudio no pueden extrapolarse por tanto a la población general, pero constituyen una prueba más de que una actividad física de intensidad moderada ayuda a prevenir los accidentes cerebrovasculares. Una buena noticia que pone de manifiesto que existen herramientas de prevención al alcance de cualquiera, ya que se puede poner en práctica con caminatas a paso ligero varias veces a la semana.

La colocación de una funda en el intestino podría ser un nuevo tratamiento para la obesidad y la diabetes

Recientemente ha llegado a España una nueva técnica poco agresiva para el tratamiento de la obesidad, que se suma a las ya existentes. Se trata de una funda que se inserta por método quirúrgico en la primera parte del intestino delgado, de tal forma que se reduce la absorción de nutrientes y, por tanto, la ganancia de peso.

El pasado 2 de diciembre el Hospital de Bellvitge de Barcelona presentó los resultados de sus primeros seis pacientes operados en España, aunque éstos aún muy preliminares puesto que la observación se ha realizado cuatro semanas después de las intervenciones, cuando lo ideal es esperar un año para ver el efecto de la operación. Los especialistas prevén que, después de este periodo, el dispositivo haya causado una pérdida del 20% del peso en cada caso.

tratamiento obesidad investigación ciencia divulgación

A propósito de esta cirugía, el grupo pionero en llevarla a cabo, a cardo del Dr. Alex Escalona de la Universidad Pontificia de Chile, publicó los resultados de su trabajo el pasado 24 de abril en Annals of Surgery. En el artículo sobre el sistema, llamado Endobarrier, se recogen datos de 39 individuos con un peso medio de 109 kilos. A pesar de la nueva oportunidad de tratamiento que ofrece la técnica, la investigación reveló que no en todos los casos se obtienen los resultados deseados, ya que la funda se desplazó o se obstruyó en el 38% de los pacientes, que no pudieron completar el periodo de 52 semanas previsto.

Además de la reducción de peso, el sistema podría constituir un buen tratamiento para la Diabetes Tipo 2 debido a que consigue controlar los niveles de glucosa, lo que, según expertos en nutrición y salud metabólica de SPRIM, podría convertirlo en la clave del abordaje de la diabetes tipo 2 asociada al sobrepeso. Por su parte, los investigadores calculan que el 40% de los afectados por esta enfermedad podrían beneficiarse de la nueva cirugía en un futuro próximo.

Grasa parda y grasa beige: las grasa que adelgazan

El hallazgo de la grasa parda, capaz de quemar calorías y reducir los depósitos de grasa mala responsables del sobrepeso, supuso todo un descubrimiento. Y despertó la esperanza de contar con una nueva vía para combatir la epidemia de obesidad que se está extendiendo por todo el mundo.

Un artículo publicado en la versión digital de la revista Cell describe la existencia en adultos de una clase distinta de grasa buena que, como la parda, también tiene la facultad de quemar calorías, bautizada como grasa beige. Y que cuenta con una importante ventaja respecto a su hermana, la grasa parda.

Expertos de SPRIM explican que “Sabíamos que existen dos tipos de tejido adiposo en nuestro organismo: el blanco y el pardo. Mientras que la principal función del tejido adiposo blanco es almacenar energía en forma de triglicéridos, la grasa parda desempeña el papel de órgano termogénico, es decir, determina la generación de calor”. Respecto al reciente hallazgo, añaden: “Recientemente se ha descubierto la existencia de las llamadas “células beige”, que poseen algunas de las característica de la grasa blanca pero que, como la parda, intervienen en la lipólisis”.

Por su parte, Francesc Villarroya, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Barcelona y uno de los mayores expertos en la materia en España, señala que “se puede inducir su actividad de forma más sencilla, por lo que tiene mucho mayor interés como objetivo terapéutico para combatir la obesidad”,

La actividad investigadora en torno a la grasa parda o marrón está en plena ebullición desde que se describiera en 2009 su presencia en personas adultas. Hasta entonces se consideraba que este tejido lo tenían solo los bebés para mantener la temperatura corporal. El hecho de que se encontrara en etapas más avanzadas del desarrollo, en la edad adulta, abría las puertas a su uso para combatir la obesidad y disparaba su atractivo entre científicos y laboratorios.

Pero para ello faltaba describir, primero, y saber usar a voluntad, después, los mecanismos por los que la grasa parda se activa y consume los depósitos de grasa blanca, o lo que es lo mismo; los denostados michelines.

El mapa del colesterol en España

Mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y de muerte asociada a dichas enfermedades, como infarto. Ese es el riesgo que tiene las personas que padecen hipercolesterolemia familiar (HF) una enfermedad que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a 100.000 españoles y que, desgraciadamente, apenas un 20% está diagnosticado.

La importancia de identificar y diagnosticar correctamente a estas personas se acentúa al conocer que la esperanza de vida de aquellos no han sido diagnosticados es de 20 y 30 años menor que la del resto de la población. Estos datos, señala Pedro Mata, de la Fundación de Hipercolesterolemia Familiar, confirman la relevancia de estudios como el SAFEHEART, un trabajo pionero -el mayor realizado hasta la fecha en el mundo- que integra, por primera vez, el diagnóstico genético y los criterios clínicos, para establecer la detección precoz del paciente con HF.

SAFEHEART es un estudio prospectivo a largo plazo, abierto y multicéntrico, de seguimiento de un grupo de personas con diagnóstico genético de hipercolesterolemia familiar (HF), que se realiza en 25 clínicas de lípidos de España.
La detección temprana de la HF, explicó Mata, «es clave para optimizar el tratamiento y, por tanto, prevenir futuros eventos cardiovasculares». De hecho, dijo, la HF es la causa genética más frecuente de «enfermedad coronaria e infarto de miocardio», que se manifiesta, en un alto porcentaje de los pacientes, «antes de los 65 años de edad». A veces es necesario recordar, señaló Mata, que la HF es una «enfermedad de la infancia que se manifiesta en la fase adulta».

El SAFEHEART es, según Mata, de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, el estudio más amplio y completo realizado hasta la fecha. «En estos momentos contamos con cerca de 3.500 personas y más de 600 familias de toda España implicadas en este ensayo. Hasta nuestro conocimiento, no existen estudios prospectivos de seguimiento de una cohorte de pacientes con HF con diagnóstico genético que analicen la morbilidad y mortalidad cardiovascular».

A pesar de que se estima que los primeros resultados concluyentes del estudio no saldrán a la luz hasta finales de 2013 o principios de 2014, Mata adelantó algunos datos preliminares; por ejemplo, el riesgo relativo de enfermedad coronaria de los pacientes con HF ha resultado ser 9 veces mayor que el del grupo control. También se ha obtenido un riesgo de mortalidad aproximadamente 4 veces mayor en los pacientes con HF.

SAFEHEART es el resultado de una investigación público-privada que comenzó en el año 2004, gracias a la Fundación Hipercolesterolemia Familiar, en el que participan el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), el Centro Nacional de Investigación Cardiovascular (CNIC) y varias entidades privadas. Según Mata, «en tiempos de crisis hay que priorizar recursos. Estamos ante un modelo de detección de una patología que supone un ahorro económico y sanitario evidente, ya que se trata de una enfermedad genética que se puede prevenir y tiene tratamiento».

Por otra parte, que estas personas reciban tratamiento bien dietético y/o farmacológico, una vez diagnosticadas, debe ser uno de los principales objetivos a tener en cuenta, que quieren dejar claro los responsables de Prevención, Nutrición y Salud Cardiovascular de SPRIM.

Preocupante prevalencia de la obesidad infantil en España

Los resultados de un estudio pionero revelan una conclusión alarmante: España ha superado ya a Estados Unidos en cuanto a índices de obesidad infantil. En dicho estudio, que viene desarrollándose durante cinco años, más de treinta investigadores y miles de voluntarios con diferentes grados de obesidad y sobrepeso.

Los resultados de la investigación han sido comunicados por los expertos del Congreso Internacional de Programas de Nutrición y Actividad Física para el Tratamiento de la Obesidad (PRONAF), que desde el 15 hasta el 17 de diciembre se reúnen en Madrid con el objetivo de impulsar el desarrollo del conocimiento científico en esta área.

Según publica Europa Press, en palabras de miembros de PRONAF, el estudio “es un rompedor proyecto de I+D que cuenta con los mejores centros de investigación” que cuenta con el aval del Ministerio de Ciencia e Innovación y en el que “se van a analizar las fórmulas más efectivas para terminar con la obesidad, la pandemia de este siglo”.

El calificativo de pandemia no parece exagerado cuando se estima que en 2030 el 37% de los hombres y el 33% de las mujeres españolas serán obesos. Este grave problema de salud pública, que ya representa el 8% del gasto sanitario en España, se extiende de forma preocupante entre la población infantil. Y es que los hábitos de los padres se reflejan en sus hijos, por lo que es importante concienciar y formar en nutrición y prevención tanto a niños como a adultos.

El coordinador del proyecto PRONAF, Pedro J. Benito, da algunas claves para prevenir y tratar la enfermedad: “la combinación de ejercicio aeróbico y cargas en la misma sesión es la mejor manera para perder peso y mantenerse”. Fomentar la actividad física y unos hábitos de alimentación sanos desde la infancia son medidas esenciales para evitar el sobrepeso, tarea en la que tienen un papel fundamental la familia y la escuela.

También con el propósito de compartir los últimos avances en el estudio y el tratamiento de la obesidad, las próximas XVI Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica, organizadas por SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar, contarán con una mesa redonda sobre obesidad y enfermedades relacionadas en que se hablará del Consenso FESNAD-SEEDO.

Los últimos avances en genética podrían conducir a nuevos tratamientos para la obesidad y otros trastornos del apetito

Si bien el peso corporal es producto de múltiples factores, un reciente estudio publicado en la revista Nature señala a la carga genética como causa de la delgadez extrema persistente en ciertos individuos, que no logran aumentar de peso a pesar de llevar una dieta normal.

Según apuntan investigadores del Imperial College de Londres y la Universidad de Lausana, Suiza, la causa de este bajo peso puede deberse a copias adicionales de un grupo de 28 genes que forman parte del cromosoma 16. Esta infrecuente duplicación constituye un fallo genético que, además de explicar la delgadez, se relaciona con trastornos en el crecimiento, microcefalias y defectos neurológicos.

En declaraciones del profesor Froguel publicadas BBC, el  responsable del equipo de investigación  señala que “una de las razones por las que el nuevo hallazgo es importante es que muestra que la incapacidad para alcanzar la talla normal en la niñez puede tener una raíz genética”.

Tal como expresa el profesor Froguel, si se logra entender por qué la duplicación de genes en esta región del cromosoma provoca una delgadez extrema, esto podría conducir a nuevos tratamientos potenciales para la obesidad y para otros trastornos del apetito.

En España, miembros de EuroEspes siguen una línea de trabajo similar. Ramón Cacabelos García, Director General de este Centro de Investigación Biomédica, expuso algunos de los últimos avances en Farmacogenómica y Nutrigenómica en las pasadas XV Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica, celebradas el mes de abril en Madrid y organizadas por SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar.

“El conocimiento del Genoma Humano y los avances obtenidos en la última década en el área de la Genómica nos han aportado importantes instrumentos para poder evaluar con un alto nivel de eficiencia el impacto de la alimentación y los fármacos en nuestras condiciones de salud”, afirmó el Dr. Cacabelos, quien apuntó que la posibilidad de adaptar los tratamientos farmacológicos y dietéticos al perfil genómico de cada persona es el camino a seguir para abordar la mayoría de enfermedades complejas que afectan a nuestra población.

Expertos en salud dan una visión científica sobre la Dieta Mediterránea en Andalucía Sabor

El III Congreso de Alta Cocina celebrado en el marco de la feria Andalucía Sabor, celebrada del 20 al 22 de septiembre en Sevilla, ha complementado este año su enfoque gastronómico con la aportación de prestigiosos expertos en salud y nutrición. Bajo el nombre Andalucía Sabor. Una Odisea Gastronómica. Viaje a la Dieta Mediterránea, este congreso se ha convertido en un foro científico-gastronómico de referencia internacional en torno a los aspectos culturales, culinarios y nutricionales de la Dieta Mediterránea.

En la primera jornada del congreso, el vino y el aceite de oliva fueron los protagonistas de las dos mesas redondas de corte científico organizadas por SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar. El Dr. Jorge Gómez-Aracena, profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública y de Tecnología de los Alimentos y Gastronomía en la Universidad de Málaga, subrayó las virtudes nutricionales del vino que tradicionalmente ha regado los platos de la cocina mediterránea: “Numerosos trabajos han mostrado sus cualidades antioxidantes, vasodilatadoras y antiagregantes, así como sus efectos sobre el colesterol, la intensidad de la insulina y su capacidad para extraer sustancias nocivas del organismo”. Por su parte, en la sesión de la tarde reflexionaron sobre el aceite de oliva Greg Drescher, Director Ejecutivo de Iniciativas Estratégicas del Culinary Institute of America, la Dra. Valentina Ruiz-Gutiérrez, profesora de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto de la Grasa de Sevilla e investigadora del estudio PREDIMED, el Dr. Francisco Pérez, Catedrático en la Universidad de Córdoba y Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Reina Sofía, y el Dr. Fernando Martínez, profesor en la Faculta de Farmacia de la Universidad de Granada y moderador de la mesa. Entre todos apuntaron al aceite de oliva como uno de los principales ingredientes saludables de la Dieta Mediterránea, dados sus probados efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular.

El mar y sus frutos cobraron en el segundo día de Congreso un especial protagonismo. Así, la sesión “Pescado Azul. Beneficios de su consumo entre la población joven” reunió al Dr. Francisco José García Muriana, investigador científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto de la Grasa de Sevilla, el Dr. Jesús Román, Presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) y al psicólogo, pedagogo y escritor Bernabé Tierno. Además de divulgar las propiedades saludables del pescado azul, se hizo hincapié en la necesidad de introducir este plato en el menú de los más jóvenes. “Educar a los niños para saber alimentarse de forma integral, saludable y adecuada es algo prioritario y determinante para su futuro”, afirmó Bernabé Tierno, para quien “el pescado azul es al cuerpo, lo que el pensamiento positivo es a la mente”.

En su jornada de clausura el congreso hizo un homenaje al producto ibérico. El Dr. José Enrique Campillo y el Dr. Carlos Iglesias, acompañados del periodista José Luis Murcia, pusieron sobre la mesa los prejuicios negativos hacia la carne de cerdo en relación a los problemas cardiovasculares y divulgaron las evidencias sobre las propiedades cardiosaludables de este alimento: “lo que causa las maravillas del sabor del jamón es lo mismo que causa sus bondades saludables” afirmó el Dr. Campillo refiriéndose a la grasa del cerdo ibérico, rica en oleico. El Dr. Infantes, además de repasar los nutrientes esenciales que integran los productos ibéricos, hizo especial mención al clima, los horarios y los hábitos en los que se originó la Dieta Mediterránea, que “no es sólo como una forma de alimentación, sino una filosofía de vida”.

En forma de “Odisea Gastronómica” el III Congreso de Alta Cocina llega a término tras tres días de desarrollo habiendo ofrecido la visión de numerosos y prestigiosos especialistas en salud e investigación y sumando un valor científico al gran evento gastronómico que es la feria Andalucía Sabor.